domingo, 2 de marzo de 2014

Grullas en Gallocanta

    El sábado 22 de febrero a las 6:45 y con 3 grados negativos llegábamos a la Laguna de Gallocanta, en las comarcas de Jiloca (Teruel) y del Campo de Daroca (Zaragoza). Es una laguna salada de 1924 hectáreas a las que hay que añadir 4553 hectáreas de zona periférica de protección. Es la laguna natural más grande de la Península Ibérica, rodeada por los pueblos de Gallocanta, Las Cuerlas, Bello, Tornos y Berrueco.

Mapa de la laguna de Gallocanta
     Fuimos con idea de disfrutar de uno de los mejores lugares para ver grullas (Grus grus) de toda Europa, y no defraudó. Empezamos las observaciones desde el aparcamiento del Centro de Interpretación, donde teníamos unas vistas perfectas de todo el norte del humedal y ya empezábamos a distinguir y oír los grandes grupos de grullas. Conforme iba amaneciendo, numerosos bandos de estas aves salían de la laguna, con un trompeteo increíble, hacia los campos de cereal cercanos donde pasan el resto del día y regresan al humedal al anochecer. En uno de esos bandos se había infiltrado un flamenco (Phoenicopterus roseus) que destacaba por su color más claro, su aleteo y su pico característico.

Flamenco entre un bando de grullas
video





     Poco antes de almorzar fuimos al observatorio de los Aguaranes, cercano al pueblo de Gallocanta, justo al norte de la laguna. Apoyados en la pared de fuera, tomando el sol como "ardachos", pasamos un buen rato viendo las aves acuáticas de esa zona: ánade real (Anas platyrhynchos), porrón común (Aythya ferina), pato colorado (Netta rufina) y gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus). También vimos bastante triguero (Miliaria calandra) durante todo el día. Estando en este observatorio empezamos a oír el trompeteo de las grullas cada vez más fuerte, y en un instante el cielo se cubrió de estas aves que volvían a la laguna desde el norte. Varios miles de ellas sobrevolaban el pueblo de Gallocanta y el humedal, un espectáculo increíble, de esos que no se olvidan y hace que te enamores cada día más de las aves y de la naturaleza.

Una porción del bando que cubrió la laguna



     Cuando conseguimos recuperarnos de lo que acabábamos de ver fuimos a almorzar al observatorio de la Ermita, situado en la orilla contraria a Gallocanta, justo enfrente de este pueblo. Desde ahí observamos casi la totalidad de la laguna y las grandes balsas de grullas que acababan de llegar. También vimos las primeras avefrías (Vanellus vanellus) y un buitre leonado (Gyps fulvus) que pasó sobre nosotros.

Gallocanta tras la laguna

Grullas en formación en V o punta de flecha

     Tras reposar el almuerzo nos encaminamos al observatorio de la Reguera, junto al municipio de Las Cuerlas, encontramos un grupo de ornitólogos disfrutando de un gran bando de grullas que tenía dos sorpresas que detectamos rápidamente: un grupo de corzos (Capreolus capreolus) descansando junto a las grullas y otro de ganga ortega (Pterocles orientalis) o "turras" en el lenguaje local, el día iba de mejor a perfecto.

Corzos descansando junto a las grullas

Gangas ortega junto a las grullas

    Para acabar la jornada fuimos al observatorio del Cañizar, parando por el camino para ver varios grupos de avefrías, una hembra de aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), otra hembra de cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) y tres grullas en un campo, una de ellas con plumaje juvenil. Una vez en el observatorio vimos un gran bando de grullas y 8 corzos paciendo cerca de ellas, también estuvo cazando bastante cerca un macho de aguilucho lagunero.

Grulla juvenil junto a dos adultas

Hembra de cernícalo vulgar
     Otras aves que pudimos ver durante el día: grajilla (Corvus monedula), corneja negra (Corvus corone), pinzón (Fringilla coelebs), cogujada común (Galerida cristata), milano real (Milvus milvus), busardo ratonero (Buteo buteo) y lavandera blanca (Motacilla alba).

Integrantes de la expedición a tierras mañas: Emilio Morales, Julio Rodrigo y Jacobo Morales.

2 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Gallocanta no defrauda y siempre es interesante. Incluso con niebla como la última vez que fui es impresionante de visitar. Por cierto, también este año se ha vuelto a ver la grulla canadiense, revisa tus fotos por si has tenido tanta suerte como con el flamenco.
Saludos.

Naturaleza Chivana dijo...

Gracias por el comentario. Con una visita a Gallocanta hay suficiente para engancharte a las aves y la Naturaleza.

No ha habido tanta suerte con la canadiense, pero el flamenco fue una alegría.

Saludos desde Chiva!